El éxito de los Candy Bar. ¿Cómo monto mi Candy Bar?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Candy-bar

A ver, ¿qué celebración tienes a la vista? ¿Una comunión, un bautizo, una boda? ¿O simplemente quieres sorprender a todo el mundo en el cumpleaños de tu hijo? Llevas años haciendo todo tipo de tartas, pastelitos y cup cakes y quieres ofrecer algo distinto. ¡Pues ya está! ¿Por qué no pruebas hacer un Candy Bar? ¿Qué todavía no sabes lo que es? Pues nada, empezamos explicándolo.

Pues es tan fácil como montar una mesa con todo tipo de dulces, golosinas, pop cakes, pastelitos… ¿Sólo eso? Bueno, no sólo eso. Es que para quedar la mar de bien tienes que tener mucha imaginación. No es tan sencillo. Se trata de montar una mesa, sí. Pero tiene que tener una misma temática. Así que tienes que sentarte y pararte a pensar.

¿Ya estás sentada y dispuesta a pensar? Pues vamos a ver si te damos un ejemplo para que lo tengas algo más claro. Imagina que quieres hacer una Candy Bar para el cumpleaños de tu hijo. Lo primero que tienes que analizar es los gustos y las aficiones de tu chaval. ¿Es tenista o juega al baloncesto? Pues nada. Tienes que escoger los motivos de estos deportes y empezar. Puedes montar una cancha de tenis encima de la Candy Bar con sus redes, sus líneas, su silla de árbitro e incluso puedes buscar unas figuritas que hagan de recogepelotas. ¿Qué te parece la idea? No nos vas a decir que no le vas a sorprender, ¿verdad?

Ahora, algunos consejillos para que tu Candy Bar tenga todo el éxito que buscas.

  • Lo primero es buscar una mesa y dotarla con un mantel a juego. Pero el mantel que sea de tela ¿eh? ¡Ni se te ocurra poner una mesa con un mantel de papel! El color del mantel que vaya a juego con la temática que has elegido.
  • Monta la temática. Si has elegido el tenis, pues ya te hemos dado las ideas para hacerlo.

Para adornar la Candy Bar puedes elegir entre:

  • Gominolas, nubes, caramelos y regalices. Procura ponerlas de distintos tamaños y también puedes poner este tipo de dulces con azúcar y sin azúcar. Esta es quizá la manera más económica de montar tu Candy Bar.
  • Chupa chups y priuletas, de distintas formas y tamaños. Cuadradas, redondas. De todo tipo de sabores. Algunas con chicle y otras sin chicle.
  • Cupcakes. Los cupcakes siempre son garantía de éxito. Estos dulces siempre son los preferidos por los más peques de la casa. Está más que claro que si optas por montar tu Candy Bar no vas a hacer una tarta de cumpleaños al uso. Eso sí, o bien los compras o si tienes tiempo los tienes que hacer tú misma. Y, claro, eso requiere tiempo, pero es siempre mejor hacer los cupcakes en casa. Si entras en este enlace puedes coger algunas ideas para tu cupcake
  • Cake pops. También son muy vistosos y los niños se los comen como locos. Son como piruletas pero de pasteles. También puedes ver aquí cómo hacer cake pops.
  • Los macarons están también muy de moda. Sin embargo, quizá estos dulces estén más indicados para bodas que para cumpleaños, pero si los pones en tu Candy Bar también vas a quedar la mar de bien. Aquí puedes ver alguna que otra receta de macarons.
  • Galletas
  • Donuts
  • Piezas de chocolate

Todos estos dulces que te acabamos de contar los puedes meter en diferentes recipientes. Lo mejor es cada recipiente sea diferente al otro y otro detalle que queda la mar de bien en tu Candy Bar es que etiquetes cada recipiente con el tipo de dulce que los comensales van a encontrar.

Ya ves qué manera tan sencilla de dar la campanada en una celebración. En este post te habrás fijado que nos hemos centrado en un cumpleaños pero tus Candy Bar las puedes montar para bodas, bautizos y otro tipo de acontecimientos.

Y para acabar con este post sobre los Candy Bar te hacemos un pequeño repaso histórico para que sepas donde nació esta tradición que se ha extendido por todo el mundo. ¿Qué dónde nació? Sí, efectivamente, lo has adivinado. En los Estados Unidos de América y concretamente en el Estado de Pensilvania.

Allí, sobre la década de los 50 del pasado siglo, y no se sabe muy bien por qué los invitados a una boda depositaban en una mesa sus pasteles y sus golosinas como una forma de dar la enhorabuena a los recién casados. También se solía hacer en las pedidas de mano y en algunos bautizos. Y, ya ves, ahora es todo un arte digno de estudio.

Bueno, pues qué te ha aparecido. ¿Te atreverías a montar una Candy Bar? ¿Qué ya la has montado? Pues si has montado una Candy Bar, ¿a qué esperas para contarnos a todas nosotras cómo lo has hecho y así aprendemos unas de otras? Venga, no te cortes y explícanoslo en los comentarios.

Y ya lo sabes, y te lo pedimos encarecidamente. Si te ha gustado este post, ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *