Cómo hacer el delicioso soufflé de chocolate

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

suffle-chocolate

¡¡¡Uaaauuuu!!! Vaya bocado más delicioso. Ya antes de poneros la receta se nos está haciendo la boca agua. El soufflé de chocolate, que no hace falta decir que gustará a todo el mundo, -¿a quién no le gusta el chocolate?- combina la suavidad del bizcocho con ese placer indescriptible del chocolate fundido.

¡Muerte por chocolate! ¿Y por qué no? Seguro que en algunos restaurantes de prestigio también habéis visto que el soufflé de chocolate también se llama de esta manera. Por supuesto que acabar una buena comida o cena con este postre es una auténtica pasada.

¿Y sabéis una cosa? Es tan fácil de hacer este postre que no estaría de más que le dijeras a tus hij@s que se pusieran el delantal y lo cocinaran contigo. Verás qué cara se les queda cuando vean aparecer este soufflé de chocolate por la puerta del horno.

Ingredientes

  • 5 ó 6 huevos dependiendo de su tamaño.
  • 200 gramos de mantequilla.
  • 100 gramos de harina.
  • 125 gramos de azúcar glass.
  • 200 gramos de chocolate negro.
  • 5 gramos de cacao en polvo.
  • Sal.
  • Canela.

Modo de elaboración

  1. Mezcla la mantequilla con azúcar. Bátelo hasta que consigas tener una pasta que resulte homogénea.
  2. Añade los huevos y continúa batiendo hasta que observes que está completamente ligada.
  3. Añade el chocolate. Por supuesto que tienes que haberlo derretido con anterioridad. Para ello puedes utilizar perfectamente el microondas. Mézclalo todo.
  4. Ahora tan sólo se trata de que toda la mezcla la vayas colocando en moldes. Te pueden servir los moldes de flanes. Puedes utilizar cualquier tipo de molde siempre que los bordes sean altos y rectos, que te permitan hornearlos con facilidad.
  5. Mételo en el horno. La temperatura idónea son los 180 grados y más o menos ente seis y ocho minutos tendrás suficiente.
  6.  Comprueba, antes de sacar del horno, si está hecho. Para ello sólo tienes que ver que el chocolate de arriba esté cuajado y que el chocolate por dentro esté caliente y fundido.
  7.  Ahora sólo tienes ya que quitarlo del molde. Pero, ¡ojito! Algunas veces cuando los quitas del molde se te pueden deshacer. Si no tienes ningún inconveniente, cómetelo sin sacarlo del molde.

¿Has visto qué fácil es? Lo cierto es que la máxima complicación es estar pendiente del horno, para que el soufflé se haga en su punto, ni demasiado cocido ni demasiado crudo.

El souflé parece que tiene su origen en Francia. No está muy bien documentado pero estaríamos hablando entre el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX. En un principio se trataba de hacer una bechamel a la que se le añadían yemas de huevo y claras batidas a punto de nieve.

Por cierto, que la salsa bechamel, o mejor escrita bechamiel, es obra de un francés llamado Luis de Bechamiel que nació en 1630 y murió en 1703. Fue marqués y uno de los mayordomos de Luis XIV. La primera vez que aparece publicado este término es en el año 1651 en un libro que se llama “Le Cuisinier François” escrita por Pierre de la Varenne y mucha gente piensa que la salsa bechamel es de Varenne y no de Bechamiel-.

Bueno dejémonos de historia que seguro que estarás deseando acabar de leer este post para ponerte manos a la obra y hacer deliciosos soufflé para deleitarte a ti misma y a los tuyos con este dulce súper delicioso. ¡Qué te aproveche!

Por cierto, ¿has hecho alguna vez o has probado estos soufflés? Nos gustaría que nos lo dijeras en los comentarios y si tienes algún secretillo para mejorarlos, que también nos lo cuentes.

Y si te ha gustado este post-receta, ¿qué tal si lo compartes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *