Categoría: Tartas

Como hacer pasta de flores para decorar tus tartas

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

flor-decoracion-tartasMuy bien. Pues ya tengo hecha una preciosa tarta y la he recubierto de fondant. Pero quiero más, quiero que quede la mar de guapa. ¿Y cómo hacerlo? Pues haciendo una pasta para después hacer unas preciosas flores y que le den a mi tarta un aspecto espectacular. Y aquí andamos, en una receta súper sencilla para que puedas hacer una pasta con la que después moldear las flores. Así que, sin más preámbulos, vamos a por esa receta. Aquí va:

Ingredientes

  • 300 gramos de azúcar glas
  • 45 mililitros de agua
  • 15 mililitros de CMC
  • 1 cucharada sopera de manteca vegetal

Modo de elaboración

1.       Mezcla en un bol el azúcar y el CMC.
2.       Coge los 45 mililitros de agua y ponlos al fuego hasta que hiervan y añade el azúcar y el CMC.
3.       Ahora toma una cuchara y remuévelo todo hasta que tengas una masa compacta.
4.       Una vez tengas esa masa compacta añade la manteca vegetal y amasa toda la mezcla hasta que no te quede ni un grumo.
5.       Envuelve la masa en papel film y déjala reposar 24 horas antes de utilizarla.
6.       Esta masa la puedes guardar fuera de la nevera. Te puede durar unos tres días. Si pasado ese tiempo no la has utilizado es mejor que la tires.
7.       Puedes colorear la masa con el color que prefieras.
Y ahora simplemente se trata de modelar las flores. Y, claro, cuando hablamos de flores puedes moldear cualquier otra figura. Eso ya depende de tu imaginación. Nosotros queremos compartir este video que, además de mostrarte la receta que te acabamos de explicar te enseña cómo hacer una sencilla flor.

Y aquí tiene otra manera muy sencilla de hacer flores con fondant:

¿Qué es el CMC?

Bueno, como has visto hemos utilizado el CMC. ¿Sabes lo qué es? Pues estas siglas se traducen como CarboxiMetilCelulosa y también lo puedes haber visto escrito como Tylose. Es simplemente un polvillo muy fino de color blanco y que no tiene olor y que se usa principalmente en la repostería creativa y en muy pequeñas cantidades.
El CMC es simplemente un espesante y ayuda a estabilizar diversos productos como el fondant. Si estás interesada en conocer más aspectos sobre el CMC, puedes leer este artículo.
Pues hasta aquí, lo que queríamos contaros sobre cómo hacer una sencilla pasta para decorar tus tartas de fondant. Como has visto no te va a costar ningún trabajo hacerlas. Empieza por estas sencillas figuras y poco a poco verás como te conviertes en una auténtica experta de la decoración y en una maestra de la repostería creativa.
¿Eres una fan de la repostería creativa? ¿Cómo haces tú pasta para decorar? Utilizas esta receta o tienes algún secretillo que quieras compartir con todas nosotras. Pues cuéntanoslo en los comentarios.
Y si te ha gustado lo que te acabamos de contar, no lo dudes, compártelo entre todas tus amigas.

Pasos para hacer un divertido bizcocho de cebra

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

bizcocho-cebra-fondant

¡Imaginación al poder! ¡Hoy vamos a convertir nuestra cocina en un auténtico zoológico! Bueno, si os parece vamos a empezar por poner una cebra. Y en próximos posts a ver si conseguimos “atrapar” otros animales salvajes de la estepa africana.

Y ahora te preguntarás ¿de qué estamos hablando? Pues del famoso y archiconocido bizcocho de cebra, uno de los más clásicos que puedes hacer. ¿Y cómo podemos definir el bizcocho de cebra? Pues muy sencillo. Se trata de un bizcocho de dos colores que tienes que hacer mezclando una masa de vainilla y otra con cacao o con chocolate.

Así vas a conseguir un efecto veteado que es súper vistoso. Es un pastel muy sencillo de hacer, ideal para una buena merienda para los más peques de la casa, pero que perfectamente te puede servir para una fiesta de cumpleaños. O para sorprender a tus invitados. Y eso sí, el bizcocho de cebra es de lo más divertido. Pero, bueno, ¿te parece que nos dejemos de rodeos y vayamos ya con la receta? Pues aquí la tienes.

Ingredientes

  • 250 gramos de azúcar
  • 175 gramos de mantequilla
  • 1 taza de leche
  • 250 gramos de harina
  • 5 huevos
  • Esencia de vainilla. Con una cucharadita será suficiente
  • Chocolate negro o cacao en polvo. Unos 100 gramos aproximadamente

Modo de preparación

  1. En primer lugar coge un bol y pon la mantequilla. Bátela hasta que el color se aclare un poco.
  2. Añade el azúcar y tienes que continuar batiendo para que se diluyan los granos. Con unos cinco minutos realizando esta operación tendrás más que suficiente.
  3. Pon ahora la taza de leche y añade las cinco yemas de huevo de una en una.
  4. 4.       Es el momento de que pongas los 250 gramos de harina.
  5. En otro bol pon las claras de los huevos y que no se te olvide añadir un pellizco de sal. Bátelas.
  6. Mezcla ahora las claras de huevo ya batidas con la esencia de vainilla.
  7. Y ahora mucha atención: la mezcla que te ha salido de unir las masas de los dos bols las has de separar en dos mitades que sean exactamente igual.
  8. A una de estas mitades le tienes que poner los 100 gramos de cacao en polvo o del chocolate negro, lo que hayas elegido para hacer el bizcocho.
  9. Prepara un molde, el que luego tengas que llevar al horno. Aquí, coloca tres cucharadas de la mezcla que hayas hecho con la esencia de vainilla. A continuación y sobre esta mezcla pon la mezcla que te ha salido con el cacao o el chocolate. Sigue poniendo tres cucharadas de una mezcla y tres cucharadas de la otra hasta que acabes de llenar el molde.
  10. Ya estamos. Sólo tienes ahora que llevar el molde hasta el horno, que has debido precalentarlo a 180 grados. Normalmente el tiempo de cocción suele rondar entre los 45 y los 50 minutos, pero asegúrate con un palillo. La masa tiene que estar completamente seca.

¡Y ya lo tienes! Sencillo, ¿verdad?

¿Cuál es el secreto de este bizcocho de cebra? El secreto y el momento más delicado es cuando tienes que mezclar las masas que has realizado en dos bols diferentes. Si lo haces con un poco de paciencia y respetando las medidas (tres cucharadas de una mezcla, tres de la otra) te saldrá el bizcocho de cebra perfecto. Ten un poco de paciencia en este paso y no te precipites. Reparte adecuadamente la vainilla y el chocolate.

Un poquito de historia sobre el bizcocho de cebra

Es difícil saber quién fue el primero que hizo esta mezcla y la llamó bizcocho cebra (o torta de cebra). Mirando y remirando por aquí y por allí parece que la idea de unir las dos mezclas tuvo lugar en Alemania en el siglo XIX.

También parece ser que tiene un origen judío o, al menos, la primera receta de este bizcocho apareció en un libro de cocina judía que se llama “Aun Babette’s cook book: foreign and domestico receipts for the households” y que salió a la luz en 1889. Fueron emigrantes judíos alemanes los que llevaron esta receta a los Estados Unidos. Si tienes curiosidad hemos visto que puedes comprar este libro. Una pequeña joya de la gastronomía.

Esta manera de hacer pasteles se extendió entre los años 1950 y 1970. Al menos hubo un pequeño boom en las pastelerías de Nueva York.

¿Conocías la receta del bizcocho de cebra? ¿La has hecho alguna vez? Nos encantaría que compartieras con nosotros qué tal te fue. Dínoslo en los comentarios.

Y, por cierto, si te ha gustado este post ¿lo compartes?

Tartaleta de crema y frambuesas: ¿Puede haber algo más delicioso?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

franbuesas

Seguro que no. No os sorprendáis. Lo primero que estamos haciendo es responder a la segunda parte del título de este post. Efectivamente, no puede haber cosa más deliciosa que una buena tartaleta de crema y frambuesas. Y para esta ocasión hemos elegido la crema de limón. ¿Qué por qué? Porque ya verás qué placer vas a sentir en tus papilas gustativas cuando entren en contacto los sabores de la crema, con esa acidez del limón y esa dulzura de la frambuesa. Bueno, y ya basta de divagaciones, vamos directamente a poner las manos en la masa, y nunca mejor dicho.

Ingredientes para seis tartaletas

Para la base y para la decoración:

  • 125 gramos de mantequilla,
  • 250 gramos de harina
  • 65 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • ½ Kilo de frambruesas
  • 25 gramos de chocolate

Puedes poner tambiénbrillo para tartas pero este ingrediente es totalmente opcional.

Para la crema de limón

  • 3 huevos y 1 yema
  • 220 gramos de azúcar
  • 100 gramos de manquetilla
  • 200 mililitros de zumo de limón
  • Ralladura de limón

¿Cómo se elabora?

¡Allá vamos!

Para la base

  1. Haz un volcán con la harina y echa en el centro todos los demás ingredientes. No amases, sólo únelos todos con los dedos.
  2. Si tienes un robot de cocina, mézclalo todo en el vaso hasta que se formen una especie de migas y luego únelos rápidamente sin amasarlos.
  3. Precalienta el horno. La temperatura ideal creemos que son los 180 grados.
  4. Estira la masa con un rodillo. Ten la precaución de ponerle un poco de harina para que no se te pegue
  5. Corta círculos de masas que sean más grandes que tu molde de tartaleta y fórralas con esta masa. Pínchalas con un tenedor.
  6. Hornea las tartaletas durante veinte minutos
  7. Pon todos los ingredientes excepto la mantequilla en un recipiente y mézclalos con una espumadera o pala
  8. Mételo en el microondas a intervalos de un minuto y no dejes de remover entre minuto y minuto. Y esto lo tienes que hacer hasta que se espese. Con cuatro minutos puede que tengas suficientes.
  9. A continuación pones la mantequilla hasta que se integre. Para ello, la remueves poco a poco.

Para la crema de limón

Pues ya casi las tenemos. Sólo te queda derretir el chocolate blanco. Con él pintas las tartaletas, las rellenas con la crema fría y las decoras con frambuesas. Y si lo deseas le pones un poco de brillo para tartas.

¡Ya lo ves! En tan sólo unos 40 minutos, ¡a sorprender!

Te vamos a contar un secreto. Esta receta también te puede servir para hacer una tarta más grande y luego partirla a trocitos, tantos como quieras. Pero, claro, quizá queda más elegante servir en tu mesa estas mini tartas. Y no olvides, que también queda muy bien poner una blonda debajo de cada pastelito o tarta que elabores. Pero, ¡vamos! ¡Lo que tú quieras!

Por cierto, ¿sabías que la frambuesa se cultivó por primera vez en el Monte Ida, en Grecia y que luego fue introducida en Italia por los romanos y de ahí a los Países Bajos e Inglaterra? Sí, claro, todo el mundo piensa que su origen está en los países del Norte de Europa, pero, ya ves, más Mediterráneo no puede ser.  Ahora bien, los principales productores de frambuesa son ahora Rusia, Serbia y Polonia aunque se cultiva en toda Europa.

En España, las principales regiones productoras son Asturias, Huelva, Cáceres y la provincia de Barcelona. Y destacan las frambuesas ecológicas en el Valle del Duerna de León.

Esta fruta, la frambuesa tienes infinidad de propiedades nutritivas: posee fibra, vitamina A. C y B  y minerales.

¡Que la disfrutes!

Fuente: directoalpaladar.com/autor/esther-

Pudding navideño de pasas con cobertura de fondant

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

tarta fondant navidad

Hasta el día de hoy en Fondant, os hemos dado numerosas ideas para decorar tartas, galletas, cupcakes y cake pops con masa de azúcar o fondant. Sabemos que hay colores, formas y sabores para cada ocasión especial, y que la imaginación siempre da para encontrar una novedad que sorprenda. Sin embargo, este año rebasaremos el límite de esa imaginación recubriendo con fondant un tradicional pudín inglés navideño. ¿Estáis preparados? Veamos cómo podemos convertir un clásico de la Navidad inglesa en una dulce tentación para los amantes de la repostería con masa elástica. ¡Ojo! Su versión original lleva alcohol, pero en este caso haremos una variante familiar que pueda ser disfrutada por grandes y pequeños.

Cómo elaborar un pudding navideño con pasas

Para la elaboración de este postre típico de la Navidad anglosajona necesitaremos: 400 gramos de uvas pasas y sultanas, 125 gramos de fruta confitada (naranja o limón), 350 gramos de harina, 2 cucharadas de miel, 3 huevos medianos (separando yemas de claras), ½ vaso de leche entera, 100 gramos de almendra molida, Sigue leyendo

Tarta Rainbow

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Tarta Rainbow

El artículo de hoy está especialmente dedicado a aquellos que pierdan la cabeza por un postre multi-capa, ya que la original tarta Rainbow es todo un arco iris de sabor, colores y dulzura en capas. Ideal para fiestas de cumpleaños, su elaboración puede animar cualquier tarde lluviosa y fría o involucrar a los niños de la casa o la escuela en una actividad diferente y divertida.

¿Qué ingredientes lleva la tarta arco iris?

En la cobertura: 1 cucharadita de aroma de vainilla, 250 gramos de queso mascarpone, 350 gramos de azúcar glas.

En la tarta: 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente, 150 gramos de azúcar moreno fino, 225 gramos de harina simple, 3 huevos, 1 cucharadita de levadura Royal, 1 cucharadita de aroma de vainilla y 1 pizca de sal.

Para teñir las capas de la tarta Rainbow, recomendamos utilizar 6 colorantes alimenticios diferentes. Los colores que te proponemos son rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta, si bien has de ser tú quien aporte creatividad cada vez que elabores este pastel.

Elaborar la tarta en capas con los colores del arco iris

Cocinar y montar esta tarta es más sencillo de lo que puede parecer. Mientras precalentamos el Sigue leyendo

Mesas dulces

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En Fondant nos encantan las mesas dulces, la más novedosa tendencia en organización de fiestas y celebraciones, son conocidas también con el nombre de “mesas de postres” o “Candybars”, y se montan a modo de “bufet de repostería” en los eventos con una excelente presentación que a menudo es temática, para que los asistentes se sientan irresistiblemente atraídos a probar las tartas y postres elaborados para la ocasión.

¿Por qué se están volviendo tan famosas las Mesas Dulces? En primer lugar, porque al igual que ocurre con la decoración y creación repostera, constituye un arte del cual los aficionados al mundo del dulce disfrutan enormemente. Y en segundo lugar, porque da un toque de distinción remarcable en cualquier evento: no te has limitado a escoger una fecha e invitar a personas, sino que te has entregado de lleno en la preparación previa de esta azucarada barra libre.

¿Qué suele contener una mesa dulce o Candybar?

La mesa de postres ideal para cualquier fiesta debe incluir: cupcakes, galletas decoradas con fondant, tartas recubiertas con masa elástica, macarons, muffins, cookies con chips de chocolate, cake pops, bombones, frutos secos, postres dulces de cuchara como natillas o mousse y bebidas.

Cómo organizar una mesa dulce o mesa de postres

Lo más básico a tener en cuenta antes de empezar a montar nuestra Mesa Dulce es la elección del mantel y sus servilletas, a ser posible a juego. Estos determinarán la gama de colores del resto de los elementos de la mesa y han de ser coherentes con el tema de la celebración, si es el caso.

La composición debe estar equilibrada. Normalmente, colocaremos la tarta o pastel de mayor tamaño en el centro, sobre un pedestal o soporte de tartas, situando después a los lados los cupcakes, galletas personalizadas, muffins y el resto de dulces.

Para presentar todas estas delicias, existe un sinfín de recipientes y expositores que podemos utilizar: cápsulas y recipientes transparentes, un soporte de corcho forrado para clavar los cake pops, bandejas escalonadas e incluso giratorias.

Si queremos, además, marcar una diferencia y mostrar que nos importan nuestros invitados, añadiremos tarjetas junto a cada postre indicando sus ingredientes, cosa que agradecerán no solo por satisfacer la curiosidad sino por estar informados en el caso de ser alérgicos a alguno de ellos.

La decoración no comestible de las mesas dulces puede estar compuesta por globos, banderitas, recortables, flores de tela, confeti y otros artículos de fiesta.

Mesas dulces temáticas

Las Mesas Dulces resultan especialmente adecuadas para la celebración de eventos concretos como bodas, aniversarios, cumpleaños, bautizos o fiestas temáticas. Personalizar tu mesa dulce conlleva modificar los colores y la decoración según el motivo, pero también transformar los elementos que componen la mesa, ¿o qué mejor recipiente existiría para tus dulces en Halloween que una calabaza vacía?

Receta: Tarta Sacher

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El tradicional pastel Sacher -o Sachertorte- de Viena encierra múltiples secretos en su exquisito sabor. Bautizado con el apellido de su creador, se elabora todavía según su receta original, conocida por muy pocos, en un hotel de la ciudad austriaca regentado por descendientes suyos. Amantes de chocolate de todo el mundo via jan a Viena para probar, al menos, una vez en la vida, la auténtica tarta Sacher.

Con un abanico de variantes, pero todas compartiendo un elemento común, el chocolate, las tartas Sacher son un símbolo de buen gusto, exquisitez y elegancia, quizá por la sobriedad de su apariencia o tal vez por la pureza de ingredientes como el chocolate puro o la mermelada de albaricoque.

La tarta Sacher se recubre con un glaseado de chocolate y azúcar muy similar al fondant, pero que no llega a ser la masa elástica que podemos trabajar y estirar para conseguir una superficie perfecta. Recomendamos elaborar fondant casero tiñéndolo de un color chocolate intenso para lograr un acabado insuperable en nuestra Sacher hecha en casa.

Los ingredientes necesarios para el característico bizcocho relleno de crema de albaricoque de la tarta Sacher son:

-150 gramos de chocolate negro para fundir,

-100 gramos de azúcar glacé,

-150 gramos de mantequilla a temperatura ambiente,

-6 claras de huevo,

-6 yemas de huevo,

-50 gramos de azúcar blanco,

-una pizca de sal,

-mermelada de albaricoque.

Para preparar el bizcocho, primero mezclaremos el chocolate ya fundido con la mantequilla, y al resultado le añadiremos las yemas bien batidas con el azúcar glacé a modo de ponche. Seguidamente incorporaremos las claras y el azúcar que habremos batido a punto de nieve y, gradualmente y sin dejar de remover enérgicamente, la harina y la sal.

Hornearemos la mezcla en un recipiente adecuado durante aproximadamente cuarenta y cinco minutos a 180º centígrados. Una vez cocinada y cuando se haya enfriado del todo, la sacamos de su molde, la dividimos por la mitad en dos pisos exactamente iguales y untamos la parte baja con mermelada de albaricoque tibia, volviendo a encajar después la otra mitad.

Mientras dejamos reposar el bizcocho con su relleno de albaricoque, llega el momento de ponernos a trabajar la masa elástica fondant de color chocolate intenso. A la hora de estirarla y colocarla sobre el pastel, aconsejamos utilizar una fina capa de la misma confitura que lo rellena para asegurar la adherencia y obtener un resultado armonioso en cuanto al sabor.

Tampoco debemos olvidarnos de alisar bien los bordes ayudándonos con una espátula. Si bien la tarta fondant tiene una apariencia sobria y no suele incorporar decoración, no estaría de más, ya que estamos utilizando pasta de azúcar, moldear una rosa roja o blanca para darle un toque de elegancia.