Categoría: Cupcakes

Cupcakes con frosting de limón

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Los cupcakes de limón con frosting del mismo sabor que os proponemos en este artículo serán una deliciosa opción para la merienda de grandes y pequeños, así como un acompañamiento para el café o té que se desmarca claramente de sabores más tradicionales, como la vainilla o el chocolate. Los matices cítricos –especialmente los del limón y la naranja- combinan especialmente bien con bizcochos y otros postres de textura esponjosa, entre los cuales el cupcake no podía ser una excepción.

¿Cómo preparar cupcakes de limón?

Para realizar la parte esponjosa de este delicioso bocado, necesitaremos los ingredientes abajo listados. Podemos obtener a partir de ello una bandeja pequeña de cupcakes.

– 250 gramos de mantequilla

– 100 gramos de azúcar glas

– 2 huevos

– 125 gramos de harina

– 25 gramos de levadura

– Ralladura de limón muy fina, para que no haya “trozos” dentro del cupcake

Los ingredientes de la lista deben ser mezclados gradualmente, incorporándose en el siguiente orden: mantequilla, azúcar, huevos, ralladura de limón, levadura y harina; después, se rellenarán con la mezcla resultante moldes para cupcakes con su cápsula correspondiente o engrasados con margarina, y se introducirán en el horno precalentado a 250⁰ por media hora.

¿Cómo conseguir frosting o icing de limón para nuestros cupcakes?

El frosting será el toque maestro de este cupcake sabor a limón, y para su elaboración necesitamos (aumentando según la cantidad de cupcakes):

– 1 medida de margarina

– 4 medidas de azúcar glas

– 2 cucharadas de ralladura de limón

– 3 cucharadas de zumo de limón

– 2 cucharaditas de crema de leche

Debemos hacer que todos los ingredientes del icing de limón liguen bien, a ser posible con ayuda de una batidora o mezcladora eléctrica. La crema de leche es opcional, y se recomienda eliminarla si se busca un resultado más firme y menos cremoso, mucho más sencillo de manejar con la manga pastelera.

Y el toque final…

Utiliza fondant casero o comprado en colores rosa y amarillo para colocar una sutil florecilla en lo alto de tus cupcakes de limón. Con ayuda de un cutter y un palillo fino, resultará sumamente fácil hacer pequeñas flores para coronar el frosting. Alternativamente, pueden utilizarse “smarties” de color amarillo para colocar en el centro de los pétalos en lugar de fondant.

El éxito de los Candy Bar. ¿Cómo monto mi Candy Bar?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Candy-bar

A ver, ¿qué celebración tienes a la vista? ¿Una comunión, un bautizo, una boda? ¿O simplemente quieres sorprender a todo el mundo en el cumpleaños de tu hijo? Llevas años haciendo todo tipo de tartas, pastelitos y cup cakes y quieres ofrecer algo distinto. ¡Pues ya está! ¿Por qué no pruebas hacer un Candy Bar? ¿Qué todavía no sabes lo que es? Pues nada, empezamos explicándolo.

Pues es tan fácil como montar una mesa con todo tipo de dulces, golosinas, pop cakes, pastelitos… ¿Sólo eso? Bueno, no sólo eso. Es que para quedar la mar de bien tienes que tener mucha imaginación. No es tan sencillo. Se trata de montar una mesa, sí. Pero tiene que tener una misma temática. Así que tienes que sentarte y pararte a pensar.

¿Ya estás sentada y dispuesta a pensar? Pues vamos a ver si te damos un ejemplo para que lo tengas algo más claro. Imagina que quieres hacer una Candy Bar para el cumpleaños de tu hijo. Lo primero que tienes que analizar es los gustos y las aficiones de tu chaval. ¿Es tenista o juega al baloncesto? Pues nada. Tienes que escoger los motivos de estos deportes y empezar. Puedes montar una cancha de tenis encima de la Candy Bar con sus redes, sus líneas, su silla de árbitro e incluso puedes buscar unas figuritas que hagan de recogepelotas. ¿Qué te parece la idea? No nos vas a decir que no le vas a sorprender, ¿verdad?

Ahora, algunos consejillos para que tu Candy Bar tenga todo el éxito que buscas.

  • Lo primero es buscar una mesa y dotarla con un mantel a juego. Pero el mantel que sea de tela ¿eh? ¡Ni se te ocurra poner una mesa con un mantel de papel! El color del mantel que vaya a juego con la temática que has elegido.
  • Monta la temática. Si has elegido el tenis, pues ya te hemos dado las ideas para hacerlo.

Para adornar la Candy Bar puedes elegir entre:

  • Gominolas, nubes, caramelos y regalices. Procura ponerlas de distintos tamaños y también puedes poner este tipo de dulces con azúcar y sin azúcar. Esta es quizá la manera más económica de montar tu Candy Bar.
  • Chupa chups y priuletas, de distintas formas y tamaños. Cuadradas, redondas. De todo tipo de sabores. Algunas con chicle y otras sin chicle.
  • Cupcakes. Los cupcakes siempre son garantía de éxito. Estos dulces siempre son los preferidos por los más peques de la casa. Está más que claro que si optas por montar tu Candy Bar no vas a hacer una tarta de cumpleaños al uso. Eso sí, o bien los compras o si tienes tiempo los tienes que hacer tú misma. Y, claro, eso requiere tiempo, pero es siempre mejor hacer los cupcakes en casa. Si entras en este enlace puedes coger algunas ideas para tu cupcake
  • Cake pops. También son muy vistosos y los niños se los comen como locos. Son como piruletas pero de pasteles. También puedes ver aquí cómo hacer cake pops.
  • Los macarons están también muy de moda. Sin embargo, quizá estos dulces estén más indicados para bodas que para cumpleaños, pero si los pones en tu Candy Bar también vas a quedar la mar de bien. Aquí puedes ver alguna que otra receta de macarons.
  • Galletas
  • Donuts
  • Piezas de chocolate

Todos estos dulces que te acabamos de contar los puedes meter en diferentes recipientes. Lo mejor es cada recipiente sea diferente al otro y otro detalle que queda la mar de bien en tu Candy Bar es que etiquetes cada recipiente con el tipo de dulce que los comensales van a encontrar.

Ya ves qué manera tan sencilla de dar la campanada en una celebración. En este post te habrás fijado que nos hemos centrado en un cumpleaños pero tus Candy Bar las puedes montar para bodas, bautizos y otro tipo de acontecimientos.

Y para acabar con este post sobre los Candy Bar te hacemos un pequeño repaso histórico para que sepas donde nació esta tradición que se ha extendido por todo el mundo. ¿Qué dónde nació? Sí, efectivamente, lo has adivinado. En los Estados Unidos de América y concretamente en el Estado de Pensilvania.

Allí, sobre la década de los 50 del pasado siglo, y no se sabe muy bien por qué los invitados a una boda depositaban en una mesa sus pasteles y sus golosinas como una forma de dar la enhorabuena a los recién casados. También se solía hacer en las pedidas de mano y en algunos bautizos. Y, ya ves, ahora es todo un arte digno de estudio.

Bueno, pues qué te ha aparecido. ¿Te atreverías a montar una Candy Bar? ¿Qué ya la has montado? Pues si has montado una Candy Bar, ¿a qué esperas para contarnos a todas nosotras cómo lo has hecho y así aprendemos unas de otras? Venga, no te cortes y explícanoslo en los comentarios.

Y ya lo sabes, y te lo pedimos encarecidamente. Si te ha gustado este post, ¡compártelo!

Cómo hacer el delicioso soufflé de chocolate

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

suffle-chocolate

¡¡¡Uaaauuuu!!! Vaya bocado más delicioso. Ya antes de poneros la receta se nos está haciendo la boca agua. El soufflé de chocolate, que no hace falta decir que gustará a todo el mundo, -¿a quién no le gusta el chocolate?- combina la suavidad del bizcocho con ese placer indescriptible del chocolate fundido.

¡Muerte por chocolate! ¿Y por qué no? Seguro que en algunos restaurantes de prestigio también habéis visto que el soufflé de chocolate también se llama de esta manera. Por supuesto que acabar una buena comida o cena con este postre es una auténtica pasada.

¿Y sabéis una cosa? Es tan fácil de hacer este postre que no estaría de más que le dijeras a tus hij@s que se pusieran el delantal y lo cocinaran contigo. Verás qué cara se les queda cuando vean aparecer este soufflé de chocolate por la puerta del horno.

Ingredientes

  • 5 ó 6 huevos dependiendo de su tamaño.
  • 200 gramos de mantequilla.
  • 100 gramos de harina.
  • 125 gramos de azúcar glass.
  • 200 gramos de chocolate negro.
  • 5 gramos de cacao en polvo.
  • Sal.
  • Canela.

Modo de elaboración

  1. Mezcla la mantequilla con azúcar. Bátelo hasta que consigas tener una pasta que resulte homogénea.
  2. Añade los huevos y continúa batiendo hasta que observes que está completamente ligada.
  3. Añade el chocolate. Por supuesto que tienes que haberlo derretido con anterioridad. Para ello puedes utilizar perfectamente el microondas. Mézclalo todo.
  4. Ahora tan sólo se trata de que toda la mezcla la vayas colocando en moldes. Te pueden servir los moldes de flanes. Puedes utilizar cualquier tipo de molde siempre que los bordes sean altos y rectos, que te permitan hornearlos con facilidad.
  5. Mételo en el horno. La temperatura idónea son los 180 grados y más o menos ente seis y ocho minutos tendrás suficiente.
  6.  Comprueba, antes de sacar del horno, si está hecho. Para ello sólo tienes que ver que el chocolate de arriba esté cuajado y que el chocolate por dentro esté caliente y fundido.
  7.  Ahora sólo tienes ya que quitarlo del molde. Pero, ¡ojito! Algunas veces cuando los quitas del molde se te pueden deshacer. Si no tienes ningún inconveniente, cómetelo sin sacarlo del molde.

¿Has visto qué fácil es? Lo cierto es que la máxima complicación es estar pendiente del horno, para que el soufflé se haga en su punto, ni demasiado cocido ni demasiado crudo.

El souflé parece que tiene su origen en Francia. No está muy bien documentado pero estaríamos hablando entre el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX. En un principio se trataba de hacer una bechamel a la que se le añadían yemas de huevo y claras batidas a punto de nieve.

Por cierto, que la salsa bechamel, o mejor escrita bechamiel, es obra de un francés llamado Luis de Bechamiel que nació en 1630 y murió en 1703. Fue marqués y uno de los mayordomos de Luis XIV. La primera vez que aparece publicado este término es en el año 1651 en un libro que se llama “Le Cuisinier François” escrita por Pierre de la Varenne y mucha gente piensa que la salsa bechamel es de Varenne y no de Bechamiel-.

Bueno dejémonos de historia que seguro que estarás deseando acabar de leer este post para ponerte manos a la obra y hacer deliciosos soufflé para deleitarte a ti misma y a los tuyos con este dulce súper delicioso. ¡Qué te aproveche!

Por cierto, ¿has hecho alguna vez o has probado estos soufflés? Nos gustaría que nos lo dijeras en los comentarios y si tienes algún secretillo para mejorarlos, que también nos lo cuentes.

Y si te ha gustado este post-receta, ¿qué tal si lo compartes?

Cómo elaborar encajes comestibles de fondant para cupcakes y tartas

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Wedding cupcakes

Vamos a poner un poquito a prueba tu imaginación. Vamos a darte unas ligeras ideas de cómo hacer encajes comestibles para que puedas decorar tus cupcakes o, si lo prefieres, tartas de mayor tamaño. ¿Y por qué decimos que vamos a poner a prueba tu imaginación? Pues porque sólo de tu imaginación pueden salir las figuras para tu decoración, aunque puedes inspirarte en las miles de recetas que pululan por Internet. Bueno, lo dicho, nosotros te vamos a contar dos maneras de hacer este tipo de fondant.

Con boquilla y mangas pasteleras

Primero utilizando boquillas y mangas pasteleras. En el mercado existen un montón de boquillas y mangas para poder confeccionar tus encajes de fondant y decorar tus cupcakes.  Es muy sencillo, pero eso sí, tienes que tener un poquito de tiempo y también paciencia.

  1. Primero tienes que extender el fondant y una vez lo tienes bien extendido lo cortas del tamaño que tú quieras: que si redondo, que acanalado, cuadrado… Como ves, aquí interviene y muy mucho tu imaginación.
  2. Sólo tienes que ir presionando la capa de fondant con la boquilla o manga pastelera que hayas elegido. Presiona con cuidado y con precisión para que todos los encajes tengan la misma medida. Puedes hacer pétalos de rosa… o lo que tú quieras.
  3. Cuando vayas a separar los encajes de la pasta de fondant sólo vas a necesitar un alfiler e ir retirando los trocitos de fondant que no vayas a necesitar en tu decoración. Es fácil, pero hay que actuar con precisión.

Esto lo puedes ver mejor en el siguiente video:

Con láminas de fondant

También puedes hacer láminas de fondant para decorar tartas mucho más grandes. La manera de elaborarlo es la siguiente:

  1. Compra 50 gramos de producto (mcm) de tu marca favorita para encaje comestible y mézclalo en un bol con unos 40 mililitros de agua tibia.
  2. Lo tienes que ir moviendo hasta conseguir una masa homogénea
  3. Si quieres que tus encajes tengan color, pues nada, añádele el color que más te guste o el que más convenga a la tarta que estás elaborando.
  4. A continuación pon la mezcla sobre la lámina de silicona para encaje comestible, que también habrás tenido que comprar en tu tienda especializada.
  5. Rellena esa lámina y retira la masa que no vayas a utilizar, la que te haya sobrado.
  6. Luego tienes que dejarla secar. Puede tardar entre 3 y 10 horas. Todo va a depender de la masa que hayas utilizado y de las condiciones de humedad que reinen en esos momentos. Pero déjalo secar completamente, porque de lo contrario no podrás separar el encaje de la lámina.
  7. Ya sólo te queda separar el encaje de la lámina y cortarlo para ponerlo encima de tu tarta. Puedes cortar el encaje con unas simples tijeras.

Mira este video. Seguro que lo vas a ver enseguida:

¿Has visto qué sencillo es crear encajes comestibles para todos tus dulces? Sí, y decimos dulces porque con estos encajes puedes decorar cualquier cosa. Prueba con cupcakes, pero también puedes hacer muffins o magdalenas, o tartas de cumpleaños, de bautizo… O una tarta para sorprender a los tuyos en cualquier sobremesa. Un poquito de dedicación e imaginación y ¡verás qué maravilla!

¿Tienes alguna fórmula para realizar encajes comestibles que quieras compartir con todas nosotras? ¿Por qué no nos la cuentas en los comentarios?

Y si te ha gustado este post, ¡compártelo! Que tus amigas sepan también lo fácil que es hacer este tipo de encajes comestibles.

La vida de color Cupcake!!

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

cupcakes de colores

En la decoración de cupcakes con motivo de una ocasión especial, el frosting o icing de fondant y la buttercream –ya bien conocidos por los aficionados a la repostería- nos ofrecen un sinfín de coloridas posibilidades para contentar a nuestros seres queridos, dar la campanada en una fiesta, entregar un regalo inolvidable y, en definitiva, para endulzarnos a todos un poco más la vida. Si conocemos los colores predilectos del homenajeado, o bien aquellos más adecuados para el evento en el que los cupcakes se van a degustar, el acierto estará garantizado pero, ¿por qué no sorprender e innovar?

Métodos para elaborar frosting o buttercream de colores para cupcakes

Hemos de tener en cuenta que tanto la buttercream como el fondant –ya sea Sigue leyendo

Cupcakes con figuritas de fondant

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

cupcakes con ositos

 

En esta ocasión, vamos a enseñaros cómo confeccionar y montar una figurita de fondant sobre vuestros cupcakes. Como muestra la foto, podemos arriesgarnos sin problema alguno a colocar un osito de pasta de azúcar de tamaño mediano encima del dulce sin temor a que se caiga, gracias a la técnica que aprenderemos en este artículo.

Como base utilizaremos un cupcake sencillo, de vainilla o sin ningún tipo de colorantes ni saborizantes. El postre irá en su cápsula atada con un lazo fino, llevará una cobertura de fondant neutro y, sobre ella, un osito hecho con fondant de chocolate, que conseguiremos a partir de sustituir el 20% del azúcar de la receta por cacao puro en polvo.

Cómo elaborar un osito de fondant para decorar nuestros cupcakes

Una vez la masa elástica está bien trabajada y lo suficientemente flexible para ser moldeada, iremos dando forma a las distintas formas del cuerpo del osito, sin dejar que se sequen para poder unirlas.

  1. Cuerpo: es la parte más grande de la figurita y le daremos una forma similar a un huevo.
  2. Cabeza: la lograremos moldeando una bola más pequeña que sea ovalada.
  3. Para las patas, haremos  cuatro conos, dos de ellos un poco más largos que los otros para colocarlos como brazos.
  4. Rápidamente, uniremos las partes alisando el fondant para que no queden fisuras, y haremos que el osito quede en la postura deseada, aplanando su base en la medida de lo posible.
  5. Solo nos resta colocarle últimos detalles con la pasta de azúcar sobrante como las orejas y el hocico y, con algo de fondant en color negro y rosado, añadir los ojos, la nariz, y la rosa que sujetará.

Es sumamente importante no dejar pasar el tiempo antes de añadir estos accesorios a la figurita o clavar los palillos que lo sujetarán al cupcake, ya que si esperamos a que se seque podemos estropear nuestra creación.

Tan pronto como hayamos añadido todos los detalles, aplicaremos un poco de fondant rebajado con agua en la base del osito e insertaremos las dos mitades de un palillo de manera que, a su vez, solo la mitad quede enterrada en cada uno de los elementos. Solamente así conseguiremos un equilibrio perfecto entre la figurita y el cupcake.

¿Cake pop o Cupcake?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En este artículo os proponemos una idea original y divertida para realizar cake pops, las famosas bolitas de bizcocho de chocolate recubiertas con fondant, y presentadas en forma de “chupa chups”.

Se trata de un cake pop con forma de cupcake. Sí, habéis leído bien, haremos que nuestra pequeña creación repostera imite a un cupcake de chocolate con frosting de fondant de fresa o neutro y decorados con una guindilla.

Paso a paso: elaborar cake pops con forma de cupcakes

  1. Antes de comenzar, hemos de tener preparadas nuestras bolitas de bizcocho, queso mascarpone y azúcar, bien formadas y ya sólidas, tras haber pasado un tiempo en el frigorífico.
  2. Entonces, podremos fundir el chocolate e ir introduciendo, primero, los palitos que sujetarán el dulce, recordando que el chocolate no debe cubrir más que un dedo de grosor en la longitud del palo.
  3. Vamos insertando cada palito en su bola de bizcocho sin que llegue a sobrepasar el ecuador de esta, y los clavamos en un corcho, de forma que no se rocen unos cake pops con otros.
  4. Dejando pasar un margen de tiempo para que la unión entre bolita de bizcocho y palo se estabilice, pasaremos a sumergir cada bola en el chocolate derretido. Esta es, probablemente, la parte de la elaboración de esta receta que requiere mayor destreza, ya que solo con la práctica iremos consiguiendo que el chocolate no gotee ni haya exceso de producto sobre la esfera.
  5. Con mucho cuidado, volvemos a clavar nuestros cake pops en el corcho para que el recubrimiento de chocolate solidifique.
  6. Durante la espera, podemos dar inicio a la tarea de ablandar el fondant; primero, de color blanco o rosado. En este caso, necesitaremos pedacitos muy pequeños y finos en comparación con la decoración de galletas personalizadas. Para recubrir el cake pop hasta la mitad, con un círculo algo más grande que una moneda de dos euros nos bastará.
  7. Una vez los círculos de masa elástica estén listos para ser estirados sobre los cake pops, comenzaremos a ajustar cada uno de ellos a la mitad superior de las bolitas de chocolate. Con ayuda de una espátula o un palillo, alisaremos y eliminaremos el fondant sobrante para que el acabado sea perfecto. Pese a que el chocolate base ya estará sólido, se trata de un trabajo de precisión, ya que la separación entre el “cupcake” y su glaseado debe quedar bien definida.
  8. Para terminar, haremos bolitas con fondant rojo y las colocaremos en lo alto, usando un poco de pasta de azúcar rebajada con agua tibia para adherirlas.

Como ya conocemos la forma de prepararlos, ahora podemos experimentar con otros colores, y sustituir la guindilla por un elemento de decoración distinto. ¿Qué os han parecido estos cake pops disfrazados de cupcakes?

Cupcakes para princesas

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En Fondant cuando se acerca el cumpleaños de una niña, nos embarga la emoción y todos los preparativos son pocos; haríamos lo que fuese porque en su día nuestra pequeña cumpleañera se sienta como una verdadera princesa.

Para ese día tan especial, os proponemos un cupcake especialmente diseñado para ella y sus amigas: con sabor a fresa y de color rosa, presentado en una cápsula con lacito de tul, decorado con fideos de fondant rosado y coronado por dos zapatitos de un tono un poco más intenso.

¿Creéis que este cupcake rosa para princesitas hará que se iluminen de ilusión los ojos de vuestras pequeñas? ¡Vamos a probar!

Ingredientes necesarios para elaborar cupcakes de fresa de color rosa                          

Para nuestra rosada creación repostera, necesitaremos: 100 gramos de harina, 125 gramos de azúcar, 1 cucharadita de levadura, ½ cucharadita de sal, 125 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, 100 gramos de puré de fresas congelado (o, en su defecto, mermelada), 4 huevos enteros, 100 mililitros de leche y unas gotas de colorante de color rosa.

Cómo preparar cupcakes rosados con sabor a fresa

-Pondremos el horno a precalentar a 180⁰, y aprovecharemos para colocar nuestras cápsulas de papel dentro de los moldes, y así ya tenerlas preparadas para el momento de verter la masa.

-En un recipiente, mezclaremos la harina, el azúcar, la levadura y la sal, y reservaremos el resultado para más adelante.

-En la batidora, haremos un puré homogéneo con la mantequilla y las fresas (o la mermelada); cuando esté listo, añadiremos la mezcla seca anterior al propio vaso del electrodoméstico y mezclaremos hasta que la masa sea consistente y espesa.

– En un tercer recipiente, batiremos los huevos junto a la leche y el colorante –cuanto más intenso queramos que sea el color rosado, más gotas incorporaremos-, siendo esta la última mezcla a agregar a la masa. Mezclaremos bien y verteremos el resultado en los moldes, llenando solamente tres cuartas partes de los mismos.

-Hornearemos hasta que, al introducir un palillo, este salga limpio, lo cual sucederá de manera estimada alrededor de 20 minutos después de meterlos en el horno.

Decorando cupcakes para tu princesa

Mientras los cupcakes se enfrían del todo, podremos aprovechar para moldear con fondant color fucsia unos zapatitos de princesa, a los que podemos añadir flores de pasta de azúcar blanca, como las que vemos en la imagen.

Sin embargo, el topping de nuestros cupcakes rosados con sabor a fresa lo elaboraremos con una pistola para fondant y masa elástica color rosa pastel, llenando la superficie de los mismos con finos fideos. Para terminar, encajamos con cuidado los zapatitos sobre los fideos mientras aún estén blandos.

Estos cupcakes con fondant serán una dulce sorpresa para las pequeñas cumpleañeras.

Cupcakes para San Valentín

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

cupcakes-san-valentin

En el día de San Valentín a todos nos gusta sorprender y ser sorprendidos. Por alguna razón, quizá por la dulzura que nos inspiran las personas a las que queremos, es una fecha en la que se nos antoja más que nunca regalar repostería y disfrutar de ella.

Si queréis obsequiar con un pequeño y dulce detalle a vuestros seres queridos en una ocasión tan señalada, os proponemos hornear vuestros propios cupcakes del día de los enamorados: cupcake de vainilla con buttercream de chocolate blanco y decoración con fondant y sprinkles de color rosa.

Primer paso: preparar la masa para los cupcakes de San Valentín y hornearlos

Para hacer cupcakes de vainilla necesitamos 250 gramos de mantequilla, 1 taza de harina, ½ taza de azúcar, 2 huevos, ralladura de cáscara de naranja, 1 cucharada de levadura royal y 1 cucharita de postre de aroma de vainilla.

En un recipiente, mezclamos el azúcar con la mantequilla ligeramente derretida hasta que no haya grumos. Añadimos los dos huevos y removemos bien. Sin dejar de batir, espolvoreamos sobre la mezcla la levadura y la ralladura de naranja y, por último, la harina. Debemos remover enérgicamente hasta que la mezcla quede bien ligada.

Colocamos cápsulas de papel escogidas para la ocasión- en tonos blancos, rosados, o con corazoncitos rojos- dentro de los moldes y llenamos cada hueco con la mezcla. Se ha de recordar que el cupcake crecerá al cocinarse, por lo que solo llenaremos dos tercios de cada molde. Los metemos en el horno a 180⁰ durante 30 minutos y… ¡listos!

Segundo paso: preparar la buttercream de chocolate blanco

Esta crema de mantequilla que dará un toque de sabor inconfundible a nuestros cupcakes del 14 de Febrero es muy fácil de preparar. Solamente necesitamos 100 gramos de azúcar glass, 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente y media tableta de chocolate blanco (50 gramos aproximadamente).

En una batidora eléctrica, mezclaremos el azúcar y la mantequilla hasta que el resultado sea completamente homogéneo; después, derretiremos el chocolate blanco y lo añadiremos, para batir nuevamente hasta obtener nuestra buttercream de chocolate blanco.

Cómo decorar cupcakes para el día de los enamorados

Con nuestros cupcakes de vainilla preparados en sus coquetas cápsulas de papel ya fríos, llenaremos una manga pastelera con la buttercream de chocolate blanco y, haciendo uso de una boquilla mediana o grande, colocaremos una generosa espiral sobre el postre.

A continuación, repartiremos sprinkles o fídeos de color rosa por todo el borde de la crema. Finalmente colocaremos pequeños corazones comestibles de color rosado, rojo o fucsia en lo alto de la espiral de buttercream de chocolate blanco. ¿Adivináis de qué estarán hechos? ¡Exacto! Podéis trabajar vuestro fondant la noche anterior, hacer una lámina fina y cortar con un molde en forma de corazón tantas unidades como cupcakes haréis. Durante la noche adquirirán la firmeza necesaria para mantenerse sobre la crema de este amoroso dulce

Mesas dulces

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

En Fondant nos encantan las mesas dulces, la más novedosa tendencia en organización de fiestas y celebraciones, son conocidas también con el nombre de “mesas de postres” o “Candybars”, y se montan a modo de “bufet de repostería” en los eventos con una excelente presentación que a menudo es temática, para que los asistentes se sientan irresistiblemente atraídos a probar las tartas y postres elaborados para la ocasión.

¿Por qué se están volviendo tan famosas las Mesas Dulces? En primer lugar, porque al igual que ocurre con la decoración y creación repostera, constituye un arte del cual los aficionados al mundo del dulce disfrutan enormemente. Y en segundo lugar, porque da un toque de distinción remarcable en cualquier evento: no te has limitado a escoger una fecha e invitar a personas, sino que te has entregado de lleno en la preparación previa de esta azucarada barra libre.

¿Qué suele contener una mesa dulce o Candybar?

La mesa de postres ideal para cualquier fiesta debe incluir: cupcakes, galletas decoradas con fondant, tartas recubiertas con masa elástica, macarons, muffins, cookies con chips de chocolate, cake pops, bombones, frutos secos, postres dulces de cuchara como natillas o mousse y bebidas.

Cómo organizar una mesa dulce o mesa de postres

Lo más básico a tener en cuenta antes de empezar a montar nuestra Mesa Dulce es la elección del mantel y sus servilletas, a ser posible a juego. Estos determinarán la gama de colores del resto de los elementos de la mesa y han de ser coherentes con el tema de la celebración, si es el caso.

La composición debe estar equilibrada. Normalmente, colocaremos la tarta o pastel de mayor tamaño en el centro, sobre un pedestal o soporte de tartas, situando después a los lados los cupcakes, galletas personalizadas, muffins y el resto de dulces.

Para presentar todas estas delicias, existe un sinfín de recipientes y expositores que podemos utilizar: cápsulas y recipientes transparentes, un soporte de corcho forrado para clavar los cake pops, bandejas escalonadas e incluso giratorias.

Si queremos, además, marcar una diferencia y mostrar que nos importan nuestros invitados, añadiremos tarjetas junto a cada postre indicando sus ingredientes, cosa que agradecerán no solo por satisfacer la curiosidad sino por estar informados en el caso de ser alérgicos a alguno de ellos.

La decoración no comestible de las mesas dulces puede estar compuesta por globos, banderitas, recortables, flores de tela, confeti y otros artículos de fiesta.

Mesas dulces temáticas

Las Mesas Dulces resultan especialmente adecuadas para la celebración de eventos concretos como bodas, aniversarios, cumpleaños, bautizos o fiestas temáticas. Personalizar tu mesa dulce conlleva modificar los colores y la decoración según el motivo, pero también transformar los elementos que componen la mesa, ¿o qué mejor recipiente existiría para tus dulces en Halloween que una calabaza vacía?