Archivo por meses: octubre 2015

Cómo hacer cake pops deliciosos y hacer felices a los peques

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

cake-pops-fondant

Es el pastel de moda. Mejor dicho, el mini pastel de moda. Súper sencillo de hacer y con el que vas a hacer muy felices a los más peques de la casa. Son muy sabrosos y puedes hacer formas la mar de divertidas porque, como sabes, las cosas de comer muchas veces entran por los ojos.

¿Y qué es un pop cake? Pues lo podríamos definir como una piruleta, pero en la parte superior, en lugar de un caramelo tiene una pequeña tarta. Hay muchísimas recetas. Nosotros te vamos a dar la receta de cake pops de galleta, que puedes tomar como base para hacer miles y miles de combinaciones. Aquí está la receta:

Receta de cake pops con galleta

Ingredientes:

  • 200 gramos de la galleta que más te guste
  • 30 gramos de mantequilla
  • Chocolate para fundir
  • Palitos

Elaboración:

  1. Tritura las galletas hasta convertirlas en polvo y ponlas en un cuenco.
  2. Añade la mantequilla. Con tus manos haz una masa compacta. La masa no se te debe pegar en las manos. Si lo hace, ponle un poquito de harina.
  3. Ahora se trata de ir dándole forma a lo que serán los pop cakes. Aquí interviene tu imaginación. Puedes hacer bolas o cualquier figura. Desde luego las bolas es lo más fácil.
  4. Pon tus figuras en una bandeja y mételas en la nevera durante una hora y que se enfríen.
  5. Es el turno del chocolate. Tienes que derretirlo pero debes procurar que no esté completamente líquido. Piensa que después tendrás que pegarlo a los pop cakes.
  6. Ya casi estás. Saca las bolas de la nevera. Toma un palito, remoja la punta en el chocolate y clávalo en la bola hasta la mitad más o menos.
  7. Baña la bola en el chocolate.
  8.  Ahora clava el palo en una superficie donde pueda estar recto. Un trozo de corcho puede ser una buena solución. Y déjalo ahí unos cinco minutos.
  9. Una vez en el corcho, o en la superficie que hayas elegido es el momento de decorarlo. Puedes utilizar azúcar glassé, fideos de chocolate, azúcar de color o lo que se te ocurra.
  10. ¿Ya los tienes todo decorados? Pues de nuevo tienes que meterlos en la nevera durante 15 minutos para que se hagan duros.

¡Y a disfrutar de este delicioso dulce, tú y los tuyos!

Como has visto te hemos puesto una receta para hacer pop cakes de galleta, pero recetas, lo que se dice recetas hay muchísimas. Y puedes tomar esta que te acabamos de explicar como “fórmula base”.

Podrás encontrar otro tipo de recetas que tienen como base el bizcocho. Este bizcocho también lo tendrás que triturar y más o menos seguir los pasos que te acabamos de dar. Si quieres también puedes ver este video que te lo enseña de manera gráfica:

Pero, ya te decimos. Hay infinidad de recetas.

Muchas personas consideran que los pop cakes son una ligera variante de los cupcakes. Y, como has podido ver en la fotografía y en el video que te hemos puesto en este post quizá no les falte razón. Ahora bien, hemos encontrado verdaderos estudiosos de este fenómeno dulce y ya datan su origen –bien curioso, por cierto- en el año 1847. Si estás interesada en la historia de este peculiar postre puedes leer en este enlace este artículo, que es bastante chulo.

Pues ya está. Esto es todo lo que queríamos contarte. No dudes en poner en práctica la receta que te hemos ofrecido. Tus peques te lo van agradecer y a ti, tenlo por seguro, también te va a gustar. Hazla y nos cuentas en los comentarios qué tal te ha salido, ¿vale?

Y, ya lo sabes, si te ha gustado este post, !no dudes en compartirlo!

Tips para elegir la tarta más preciosa para tu boda

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

 

tarta-boda-fondant

Pues ha llegado el gran día o uno de los días más grandes de tu vida. ¡Te vas a casar! Así que ¡Enhorabuena! Sí, sí, nos lo imaginamos. Han sido unas semanas o incluso meses de lo más ajetreado. Parece que no, pero hay miles de detalles que cuidar para que ese día tan señalado salga a la perfección.

Que si el menú, que si cómo colocar a los invitados, que dónde te harás las fotos, cómo decorar la iglesia, ¿querrás que te hagan un video o no? ¿Harás un aperitivo previo a la comida o cena o no?

¿Y sabes qué pasa muchas veces? Que te olvidas de la tarta. Que es en lo último que piensas. ¡Pues muy mal hecho! ¿Sabes que todos los invitados están esperando este momento en que los novios cortan la tarta? ¿No? Pues debes tenerlo en cuenta y no dejar para última hora la elección de tu tarta. ¿Y cómo debería ser esa tarta? Pues vamos a ver si te podemos echar una mano con estos consejillos.

El estilo de boda

La tarta ha de ir en consonancia con el estilo que le hayas querido dar a tu boda. ¿Quieres una boda informal? Pues una tarta informal. ¿Es una boda campera o de gala? Pues lo mismo. Lo más lógico es que si tu boda es formal te inclines por el llamado estilo francés. Ya sabes una tarta sobria cuyo elemento principal es la nata. Pero si te vas a la playa a celebrar la boda, qué menos de hacer una tarta con sabores refrescantes y helados ¿no crees?

Otra cosa. Procura que la tarta vaya en consonancia con los elementos decorativos que hayas elegido para las instalaciones donde vayas a celebrar el compromiso.

La época del año

Pues esto está más que claro, ¿no crees? Si vas a hacer una boda al aire libre y en un clima caluroso evita las tartas con mucho betún o decorado con flores naturales porque se te va a derretir de inmediato.

Sabores

Por supuesto que el pastel de boda ha de ser muy apetitoso. Piensas que tus comensales habrán comido o cenado opíparamente y por tanto les debes ofrecer una tarta que invite a seguir comiendo. Y no hace falta que arriesgues mucho en cuanto a sabores. Los más habituales como lo de chocolate, vainilla o nata con algún relleno de crema o mermelada son los más indicados.

El mejor lugar para que destaque tu pastel

El pastel de boda debe ocupar un lugar destacado en el salón que hayas elegido para celebrar tu convite. Y el diseño ha de ser bonito, rompedor, para que todo el mundo se fije. Las tartas decoradas con fondant dan mucho juego. Hay muchas maneras de decorarlas. Con una buena manga pastelera y un poco de imaginación te puede quedar a las mil maravillas. Y siempre puedes ponerle o bien la pareja como toque final o una paloma. En este enlace tienes algunos bonitos diseños hechos con fondant.

¿La hago yo o la encargo?

Pues aquí viene la gran pregunta. ¿Te atreverías a hacer tú misma el pastel de boda? Con tanto ajetreo como lleva una boda, quizá lo más práctico es o que se encargue el propio restaurante que te ha organizado la boda o acudir a un pastelería de tu confianza.

Un poco de historia sobre la tarta nupcial

Se tienen referencias de pasteles de boda en la época romana y durante la Edad Media, pero realmente el “boom” de las tartas se dio a partir del siglo XIX. Algunos “tradicionalistas” si nos permitís esta expresión, dicen que un pastel de boda debe ser de color blanco, porque el blanco es sinónimo de pureza y que por el mismo motivo ha de estar coronada por una paloma blanca.

Sin embargo, no está de más que intentes “arriesgar” con el diseño de tu tarta. Sea como sea, el convite acabará siempre con la pareja de novios cortándola porque representa la primera labor que realizan juntos los recién casados y después de cortarlas la tradición también manda que se den mutuamente trocitos de pastel.

¿Estás pensando en tu pastel de bodas? ¿Y cómo te lo imaginas? Y si te has casado ya ¿nos quieres contar cómo elegiste tu tarta? Dínoslo en los comentarios.

Y si te ha gustado este post, compártelo. ¿No crees que a muchas novias a punto de casarse también les puede interesar?

Cómo elaborar encajes comestibles de fondant para cupcakes y tartas

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Wedding cupcakes

Vamos a poner un poquito a prueba tu imaginación. Vamos a darte unas ligeras ideas de cómo hacer encajes comestibles para que puedas decorar tus cupcakes o, si lo prefieres, tartas de mayor tamaño. ¿Y por qué decimos que vamos a poner a prueba tu imaginación? Pues porque sólo de tu imaginación pueden salir las figuras para tu decoración, aunque puedes inspirarte en las miles de recetas que pululan por Internet. Bueno, lo dicho, nosotros te vamos a contar dos maneras de hacer este tipo de fondant.

Con boquilla y mangas pasteleras

Primero utilizando boquillas y mangas pasteleras. En el mercado existen un montón de boquillas y mangas para poder confeccionar tus encajes de fondant y decorar tus cupcakes.  Es muy sencillo, pero eso sí, tienes que tener un poquito de tiempo y también paciencia.

  1. Primero tienes que extender el fondant y una vez lo tienes bien extendido lo cortas del tamaño que tú quieras: que si redondo, que acanalado, cuadrado… Como ves, aquí interviene y muy mucho tu imaginación.
  2. Sólo tienes que ir presionando la capa de fondant con la boquilla o manga pastelera que hayas elegido. Presiona con cuidado y con precisión para que todos los encajes tengan la misma medida. Puedes hacer pétalos de rosa… o lo que tú quieras.
  3. Cuando vayas a separar los encajes de la pasta de fondant sólo vas a necesitar un alfiler e ir retirando los trocitos de fondant que no vayas a necesitar en tu decoración. Es fácil, pero hay que actuar con precisión.

Esto lo puedes ver mejor en el siguiente video:

Con láminas de fondant

También puedes hacer láminas de fondant para decorar tartas mucho más grandes. La manera de elaborarlo es la siguiente:

  1. Compra 50 gramos de producto (mcm) de tu marca favorita para encaje comestible y mézclalo en un bol con unos 40 mililitros de agua tibia.
  2. Lo tienes que ir moviendo hasta conseguir una masa homogénea
  3. Si quieres que tus encajes tengan color, pues nada, añádele el color que más te guste o el que más convenga a la tarta que estás elaborando.
  4. A continuación pon la mezcla sobre la lámina de silicona para encaje comestible, que también habrás tenido que comprar en tu tienda especializada.
  5. Rellena esa lámina y retira la masa que no vayas a utilizar, la que te haya sobrado.
  6. Luego tienes que dejarla secar. Puede tardar entre 3 y 10 horas. Todo va a depender de la masa que hayas utilizado y de las condiciones de humedad que reinen en esos momentos. Pero déjalo secar completamente, porque de lo contrario no podrás separar el encaje de la lámina.
  7. Ya sólo te queda separar el encaje de la lámina y cortarlo para ponerlo encima de tu tarta. Puedes cortar el encaje con unas simples tijeras.

Mira este video. Seguro que lo vas a ver enseguida:

¿Has visto qué sencillo es crear encajes comestibles para todos tus dulces? Sí, y decimos dulces porque con estos encajes puedes decorar cualquier cosa. Prueba con cupcakes, pero también puedes hacer muffins o magdalenas, o tartas de cumpleaños, de bautizo… O una tarta para sorprender a los tuyos en cualquier sobremesa. Un poquito de dedicación e imaginación y ¡verás qué maravilla!

¿Tienes alguna fórmula para realizar encajes comestibles que quieras compartir con todas nosotras? ¿Por qué no nos la cuentas en los comentarios?

Y si te ha gustado este post, ¡compártelo! Que tus amigas sepan también lo fácil que es hacer este tipo de encajes comestibles.

Tartas de fondant para bautizos

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

tarta-fondant-para-bautizo-fondant.es

Seguro, seguro que te han hecho madrina de algún recién nacido. Tu hermano ha sido padre y te ha pedido que tú lo seas. Y llega el día del bautizo y tú quieres sorprender a todo el mundo, ya que eres la madrina, con una tarta fondant. Esa tarta fondant ha de ser la envidia de todo el mundo. Pero, ¿cómo la haces?

Puedes optar por una solución sencilla pero que va a resultar, seguro. Haz un bizcocho (que es muy sencillo) y después decóralo con los colores que tú quieras. Pero claro, también tendrás que hacer la base del fondant. Vamos a ir por pasos. Primero sigue esta receta de bizcocho:

Ingredientes

  • 120 gramos de harina de repostería
  • 120 gramos de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 cuchara de café de esencia de vainilla o una cucharada de azúcar avainillado
  • 1 pizca de sal
  • Un poco de mantequilla para engrasar el molde

Modo de preparación:

  1. Precalienta el horno a 180 grados.
  2. Batir los huevos con el azúcar y la esencia de vainilla aproximadamente durante diez minutos en un bol. Puedes utilizar el túrmix. Y lo tienes que batir hasta que quede muy esponjoso.
  3. 3.      A continuación añade la harina y una pizca de sal y poco a poco lo vas mezclando todo muy bien utilizando una espátula hasta que esté toda la masa muy bien integrada.
  4. Inmediatamente hay que ponerlo todo en el molde. Ten la precaución de poner un papel de horno que sobresalga por las paredes del molde. De esta forma no se te enganchará la masa con el molde. También ponle un poquito de mantequilla.
  5. Mételo en el horno durante 20 minutos.
  6. Pincha la masa con un palillo largo y comprueba que esté todo bien horneado. Si en el palillo queda algo de masa, mételo en el horno cinco minutos más.
  7. Déjalo enfriar. Y cuando observes que está frío, quita la masa del molde.

Como puedes observar, ya tenemos el bizcocho realizado. Ahora nos toca decorarlo. El fondant lo puedes comprar en muchas tiendas especializadas, pero también lo puedes hacer en tu casa. Si lo quieres hacer tú misma tienes que tener estos ingredientes:

  • Saborizantes
  • Gelatina de postre
  • Agua fría
  • Glucosa
  • Glicerina
  • Mantequilla
  • Azúcar glas

Y lo preparas de la siguiente manera:

  1. Pon agua un bol con gelatina. Deja reposar la mezcla y al microondas.
  2. Añade mantequilla y una cucharada del saborizante que hayas elegido y otra de glucosa. Hay que removerlo todo otra vez y dejarlo unos cincuenta segundos de nuevo en el microondas.
  3. Después añades el azúcar glas hasta que tengas la textura que desees.
  4. Formas una bola con la masa que te haya resultado y ya lo tienes.
  5. Ahora sólo tienes que expandirla en una mesa y darle el color que hayas elegido. Lo puedes teñir con pinceles de cocina e ir probando hasta que te salga el color que deseas

Si el bebé es varón mucha gente opta por el azul y si es niña, pues el rosa. Pero aquí también vale tu imaginación.

Ahora sólo faltaría poner un pequeño detalle en lo alto de este bizcocho. Unos zapatos, una figurita de bebé… Lo que se te ocurra. Si eres muy mañosa puedes también elaborarla tú misma con la base de fondant que hayas hecho, aunque si tu figura es muy complicada igual necesitas hacer mucho más, o bien comprarlo en una pastelería.

Un poco de historia del bautismo

El bautismo que conocemos actualmente en la religión cristiana consiste en derramar un poco de agua en la cabeza del recién nacido para que entre “puro” en esta religión. Porque el agua es sinónimo de pureza. Es un rito que se practica en prácticamente todas las religiones y que ya realizaba el judaísmo en el siglo IV Antes de Cristo. El bautismo consistía en una inmersión entera del cuerpo. También se realizaban de esta manera en la religión cristiana.

Esperemos que el bautizo sea todo un éxito y que tú quedes la mar de bien con esta receta súper sencilla.

Por cierto, ¿te ha gustado este post? Pues compártelo con tus amigas. Seguro que le interesa cómo hacer esta tarta para bautizos ¿no crees?

Tartaleta de crema y frambuesas: ¿Puede haber algo más delicioso?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

franbuesas

Seguro que no. No os sorprendáis. Lo primero que estamos haciendo es responder a la segunda parte del título de este post. Efectivamente, no puede haber cosa más deliciosa que una buena tartaleta de crema y frambuesas. Y para esta ocasión hemos elegido la crema de limón. ¿Qué por qué? Porque ya verás qué placer vas a sentir en tus papilas gustativas cuando entren en contacto los sabores de la crema, con esa acidez del limón y esa dulzura de la frambuesa. Bueno, y ya basta de divagaciones, vamos directamente a poner las manos en la masa, y nunca mejor dicho.

Ingredientes para seis tartaletas

Para la base y para la decoración:

  • 125 gramos de mantequilla,
  • 250 gramos de harina
  • 65 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • ½ Kilo de frambruesas
  • 25 gramos de chocolate

Puedes poner tambiénbrillo para tartas pero este ingrediente es totalmente opcional.

Para la crema de limón

  • 3 huevos y 1 yema
  • 220 gramos de azúcar
  • 100 gramos de manquetilla
  • 200 mililitros de zumo de limón
  • Ralladura de limón

¿Cómo se elabora?

¡Allá vamos!

Para la base

  1. Haz un volcán con la harina y echa en el centro todos los demás ingredientes. No amases, sólo únelos todos con los dedos.
  2. Si tienes un robot de cocina, mézclalo todo en el vaso hasta que se formen una especie de migas y luego únelos rápidamente sin amasarlos.
  3. Precalienta el horno. La temperatura ideal creemos que son los 180 grados.
  4. Estira la masa con un rodillo. Ten la precaución de ponerle un poco de harina para que no se te pegue
  5. Corta círculos de masas que sean más grandes que tu molde de tartaleta y fórralas con esta masa. Pínchalas con un tenedor.
  6. Hornea las tartaletas durante veinte minutos
  7. Pon todos los ingredientes excepto la mantequilla en un recipiente y mézclalos con una espumadera o pala
  8. Mételo en el microondas a intervalos de un minuto y no dejes de remover entre minuto y minuto. Y esto lo tienes que hacer hasta que se espese. Con cuatro minutos puede que tengas suficientes.
  9. A continuación pones la mantequilla hasta que se integre. Para ello, la remueves poco a poco.

Para la crema de limón

Pues ya casi las tenemos. Sólo te queda derretir el chocolate blanco. Con él pintas las tartaletas, las rellenas con la crema fría y las decoras con frambuesas. Y si lo deseas le pones un poco de brillo para tartas.

¡Ya lo ves! En tan sólo unos 40 minutos, ¡a sorprender!

Te vamos a contar un secreto. Esta receta también te puede servir para hacer una tarta más grande y luego partirla a trocitos, tantos como quieras. Pero, claro, quizá queda más elegante servir en tu mesa estas mini tartas. Y no olvides, que también queda muy bien poner una blonda debajo de cada pastelito o tarta que elabores. Pero, ¡vamos! ¡Lo que tú quieras!

Por cierto, ¿sabías que la frambuesa se cultivó por primera vez en el Monte Ida, en Grecia y que luego fue introducida en Italia por los romanos y de ahí a los Países Bajos e Inglaterra? Sí, claro, todo el mundo piensa que su origen está en los países del Norte de Europa, pero, ya ves, más Mediterráneo no puede ser.  Ahora bien, los principales productores de frambuesa son ahora Rusia, Serbia y Polonia aunque se cultiva en toda Europa.

En España, las principales regiones productoras son Asturias, Huelva, Cáceres y la provincia de Barcelona. Y destacan las frambuesas ecológicas en el Valle del Duerna de León.

Esta fruta, la frambuesa tienes infinidad de propiedades nutritivas: posee fibra, vitamina A. C y B  y minerales.

¡Que la disfrutes!

Fuente: directoalpaladar.com/autor/esther-