Archivo por meses: julio 2014

Muffins de arándanos y limón

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Una de las combinaciones con mayor éxito en el mundo de la repostería es el muffin de arándanos. El hecho de que el sabor de la azulada baya se debata entre lo ácido y lo dulce probablemente contribuye a que este snack cause sensación, convirtiéndose a menudo en la estrella de desayunos y meriendas.

Queremos compartir con vosotros una variación de la receta básica del muffin de arándanos: la de los muffins de limón y arándanos ¿Vamos a la cocina?

Cómo preparar y hornear muffins de arándanos y limón

Antes de comenzar, hemos de cerciorarnos de que tenemos todos los ingredientes a mano: 2 tazas de harina, ½  cucharadita de levadura, ½  cucharadita de sal, 1 pizca de bicarbonato, 1 taza de azúcar, ½  taza de leche entera, 1/3 de una taza de aceite vegetal, ¼ de una taza de zumo de limón, 2 huevos batidos, aroma de limón y de vainilla, 2 cucharadas de ralladura de limón y 1 taza de arándanos.

Para comenzar, precalentamos el horno a 180⁰, y aprovechamos este tiempo para engrasar los moldes con mantequilla o forrarlos con papel vegetal. Si tenemos cápsulas para muffins apropiadas, esto no será necesario.

Con el propósito de elaborar la masa que irá al horno, tamizamos sobre un mismo recipiente la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato. Para finalizar, añadimos el azúcar y removemos.

Separadamente y en un recipiente más pequeño, mezclamos el aceite vegetal, la leche, el zumo de limón, los huevos batidos, los aromas y la ralladura de limón.

Formamos un volcán con los ingredientes secos (una montañita con un pequeño agujero en el centro) y vertemos la mezcla líquida en él. Ya solo nos queda batir bien la masa hasta que sea completamente homogénea e integrar los arándanos en ella. Si previamente rebozamos los arándanos en harina, evitaremos que se vayan al fondo antes de que se cocine el muffin.

Llenamos los moldes solamente en dos tercios de su total y los metemos al horno durante aproximadamente 20 minutos. Cuando tengamos nuestros muffins listos, tal y como vemos en la imagen, podemos adornarlos con glaseado de limón, algo que potenciará más aún su delicioso sabor.

Cupcakes con figuritas de fondant

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

cupcakes con ositos

 

En esta ocasión, vamos a enseñaros cómo confeccionar y montar una figurita de fondant sobre vuestros cupcakes. Como muestra la foto, podemos arriesgarnos sin problema alguno a colocar un osito de pasta de azúcar de tamaño mediano encima del dulce sin temor a que se caiga, gracias a la técnica que aprenderemos en este artículo.

Como base utilizaremos un cupcake sencillo, de vainilla o sin ningún tipo de colorantes ni saborizantes. El postre irá en su cápsula atada con un lazo fino, llevará una cobertura de fondant neutro y, sobre ella, un osito hecho con fondant de chocolate, que conseguiremos a partir de sustituir el 20% del azúcar de la receta por cacao puro en polvo.

Cómo elaborar un osito de fondant para decorar nuestros cupcakes

Una vez la masa elástica está bien trabajada y lo suficientemente flexible para ser moldeada, iremos dando forma a las distintas formas del cuerpo del osito, sin dejar que se sequen para poder unirlas.

  1. Cuerpo: es la parte más grande de la figurita y le daremos una forma similar a un huevo.
  2. Cabeza: la lograremos moldeando una bola más pequeña que sea ovalada.
  3. Para las patas, haremos  cuatro conos, dos de ellos un poco más largos que los otros para colocarlos como brazos.
  4. Rápidamente, uniremos las partes alisando el fondant para que no queden fisuras, y haremos que el osito quede en la postura deseada, aplanando su base en la medida de lo posible.
  5. Solo nos resta colocarle últimos detalles con la pasta de azúcar sobrante como las orejas y el hocico y, con algo de fondant en color negro y rosado, añadir los ojos, la nariz, y la rosa que sujetará.

Es sumamente importante no dejar pasar el tiempo antes de añadir estos accesorios a la figurita o clavar los palillos que lo sujetarán al cupcake, ya que si esperamos a que se seque podemos estropear nuestra creación.

Tan pronto como hayamos añadido todos los detalles, aplicaremos un poco de fondant rebajado con agua en la base del osito e insertaremos las dos mitades de un palillo de manera que, a su vez, solo la mitad quede enterrada en cada uno de los elementos. Solamente así conseguiremos un equilibrio perfecto entre la figurita y el cupcake.