Archivo por meses: julio 2013

Cocinar galletas personalizadas con fondant

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

galletas_fondant

En nuestros días, cada vez resulta más difícil sorprender a nuestros amigos y familiares a la hora de hacer un regalo. Por eso, la customización y personalización de nuestra repostería puede ser la clave de nuestro éxito. Cocinar galletas de mantequilla con formas y motivos en fondant que “hablen” de nuestro homenajeado –libros para una profesora, balones para un deportista, pintalabios para una adolescente coqueta…- es una muy buena idea y puede realizarse, con un día de antelación, de una forma medianamente sencilla.

Primero hemos de decidir la forma que daremos a las galletas, ya que la base es imprescindible para luego colocar el dibujo en fondant encima. Podemos conseguir moldes ya hechos con formas concretas, o fabricar nuestros propios moldes a partir, por ejemplo, de una lata vacía de atún a la que le habremos quitado la tapa y la base.

Los ingredientes que necesitaremos para elaborar las galletas serán:

-medio kilo de harina tamizada,

-un cuarto de kilo de azúcar,

-un cuarto de kilo de mantequilla que no esté fría,

-un huevo entero,

-aroma de vainilla,

-fondant ya teñido en los colores que necesitemos,

-miel.

El día anterior al cumpleaños o fecha señalada, batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar para obtener una crema homogénea, y a esta le iremos añadiendo el resto de los ingredientes sin dejar de mezclar: primero, el huevo y el aroma de vainilla; después, la harina tamizada –que podemos ir tamizando gradualmente al incorporarla a la mezcla-. La masa resultante debe ser aplanada con un rodillo para conseguir una o varias láminas de un centímetro de grosor, que dejaremos en el frigorífico toda la noche.

A la mañana siguiente, cortamos las galletas con nuestro molde y las metemos en el horno, precalentado a 180º centígrados, durante aproximadamente 10 minutos. Notaremos que están hechas cuando la superficie se torne dorada. Mientras se enfrían, pues es sumamente importante que las galletas estén frías del todo para manipularlas y trabajarlas, cogeremos la bola o bolas de fondant de colores que hayamos preparado o comprado previamente, lo estiraremos y, con ayuda de los moldes que usamos para las galletas, compondremos el dibujo.

Finalmente, untaremos el dorso del fondant con una muy pequeña cantidad de miel –la justa para que se adhiera a las galletas y pegaremos cada motivo a una galleta fría. ¡Listas para sorprender!

Receta de cake pops

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

No es una piruleta. No es un dulce corriente. No es un juguete. ¿Qué es? Quizá un poco de todo lo antes mencionado… ¡un cake pop! El compuesto anglosajón que le da nombre ya nos lo indica, pues la voz inglesa cake se refiere al bizcocho, y pop, a los lollipops o chupa chups. Así, podríamos definir un cake pop como una bola de bizcocho sujeta por un palo y que puede ser cubierta por los colores y formas más divertidas.

Vamos a enseñaros paso a paso cómo elaborar cake pops. Se trata de una receta muy entretenida en su elaboración, por lo que resulta idónea como actividad infantil para las clases de cocina o para la antesala de una fiesta. Más adelante, veremos que los cake pops pueden recubrirse con fondant y crear muñecos piruleta, pero por ahora os dejaremos los ingredientes y método básico.

Necesitaremos un bizcocho jugoso –de chocolate o yogurt, por ejemplo-, queso tipo mascarpone, chocolate para derretir, virutas de azúcar de colores y palitos de madera, todo en cantidades proporcionales al número de cake pops que queramos obtener, o al número de niños que los estarán trabajando.

En un recipiente limpio, procedemos a desmigajar a conciencia el bizcocho. Una vez desmigajado, le añadimos poco a poco mascarpone al tiempo que amasamos hasta que la mezcla resultante tenga una textura consistente pero que, al mismo tiempo, se le pueda dar forma.

Entonces iremos haciendo bolitas con la masa y colocándolas en una bandeja que dejaremos en el frigorífico durante, como mínimo, tres horas.

Pasado este tiempo, iremos mojando el extremo de cada palo en media taza de chocolate para fundir ya derretido al baño maría, para después introducirlos en cada una de las bolitas (sin sobrepasar la mitad de la bola). La piruleta de bizcocho ya montada debe permanecer en el frigorífico hasta que notemos que la sujeción es perfecta.

A continuación, fundiremos el resto del chocolate pues la parte que sigue es la más divertida: bañar cada cake pop y decorarlo con virutas. Este trabajo se debe realizar ordenadamente y evitando sobrecargar el bizcocho tanto de cobertura como de adornos.

Ya solo nos restará clavarlos en una bandeja de corcho, dejarlos secar al aire y tan pronto como estén secos, ¡sumergirnos en la experiencia cake pop!

Fondant casero para tartas

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Si algo nos impulsa a comprar o elaborar tartas con cobertura fondant es sin duda su acabado uniforme, mucho más elegante y estético visualmente en comparación con los tradicionales recubrimientos de merengue, crema o chocolate. Esta es la razón por la que, en muchas ocasiones, bromeamos diciendo que “da pena” comerse un pastel fondant, al tener que cortarlo siendo tan bonito y agradable a la vista.

Una tarta casera recubierta con fondant es el regalo ideal para sorprender a los niños y mayores de la casa y, además, elaborarlo en tu propia cocina te garantiza conocer exactamente los ingredientes que lleva y la satisfacción de haberlo hecho con tus propias manos. A continuación detallamos las dos formas más sencillas de obtener fondant de azúcar casero.

Para elaborar la receta sencilla de fondant en casa necesitaremos:

-300 gramos de azúcar,

-50 gramos de jarabe de glucosa,

-media taza de agua.

Preparación.

Mezclamos los tres ingredientes en un cazo y, sobre el fuego, los llevamos a ebullición, dejando que la mezcla hierva de forma constante hasta que adquiera una textura de almíbar. A continuación, ponemos la pasta resultante sobre una superficie plana y comenzamos a removerla, primero con ayuda de una espátula para no quemarnos, y luego con nuestras manos, según se vaya enfriando.

Para hacer de manera fácil fondant de nubes (marshmallows), necesitamos:

-250 gramos de nubes blancas (importante para no alterar el color neutro del fondant, especialmente si después vamos a teñirlo),

-500 gramos de azúcar glass (la cantidad de azúcar glacé siempre ha de doblar la de nubes),

-media taza de agua.

Ponemos las nubes y el agua en un recipiente apto para microondas y las calentamos durante cinco minutos a temperatura moderada. Debe resultar una mezcla totalmente fundida. Formamos una montaña con el azúcar glass y, en un agujero interior que abriremos con los dedos, vertemos la masa caliente. Procedemos a amasar con el mismo procedimiento de la receta anterior.

Este último momento antes de formar una bola con la masa es el idóneo para, si queremos, añadir aromas, esencias o colorantes para dar sabor y color al fondant. Lo hagamos o no, hemos de introducir la bola en una bolsa de plástico y dejarla reposar, como mínimo, 24 horas, dentro o fuera del frigorífico. Una vez pasado este tiempo ya podremos trabajar el fondant para recubrir nuestra tarta.

Figuritas decorativas de fondant

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Realizar figuritas de fondant para decorar tartas, cupckes y galletas puede transportarnos de vuelta a nuestra infancia, cuando pasábamos tardes enteras amasando muñecos de plastilina. No obstante, en este caso la satisfacción es aún mayor; por una parte, por las caras de sorpresa de nuestros niños y seres queridos cuando vean nuestra obra de arte, y por otra, por la dulzura de estas figuras con las que podremos darnos un merecido festín.

Nadie podría negar la abismal diferencia entre un pastel que lleve una simple frase escrita con nata y uno sobre el que duerma un bebé de dulce masa elástica, estire el lomo un gato siamés o pasee tranquilamente una pareja de enamorados.

Como solemos decir, el límite lo pone nuestra imaginación, aunque no pase lo mismo con el tiempo: hay que prever un mínimo de dos días de antelación para que las figuritas se sequen y solidifiquen sin riesgo de romperse.

Vamos a darte algunos consejos para que el toque personal y especial que des a tu repostería con las figuritas de pasta de azúcar sea perfecto.

-Utiliza modelos. Consigue fotos de tu homenajeado en la actitud en la que lo moldearás, o dibujos del animal o personaje que representará tu figura. Por mucha destreza que tengas, sin una referencia, el parecido nunca será tan logrado.

-Usa Maizena para que el fondant no se pegue a tus manos ni a la superficie de trabajo. Además, debes ir trabajándolo poco a poco, cogiendo solo una pequeña porción de la bola por cada parte de la figura que moldees. De lo contrario, si coges mucha cantidad se irá secando y será más difícil darle forma.

-Si la figura está recostada o tiene una base, pégala al pastel; si está de pie, utiliza palillos con una longitud suficiente para que ni asomen ni estropeen la figurita. Recuerda: reparte la longitud de los palillos –mitad y mitad- entre lo que irá hundido en el pastel y las piernas de la figura, e introdúcelos siempre antes de la fase de secado, uno en cada pierna o en cada pata, si se trata de un animalito.

Cuando tu pequeña obra de arte esté lista, déjala secar al aire con mimo, en un lugar aislado y, sobre todo, evitando que la vean y se estropee tu sorpresa. ¡Triunfarás!